TESTAMENTOS Y HERENCIAS


La herencia es todo el conjunto de bienes, obligaciones, derechos y deudas que pertenecen a una persona y que pasarán a corresponder a los sucesores designados en el momento del fallecimiento del titular. A su vez, el testamento es el documento en el que se indica quienes son los sucesores y que concierne a cada uno de ellos. Según la legislación española existen diversos tipos de testamentos que pueden ubicarse en dos grupos, testamentos comunes y testamentos especiales.

En los testamentos comunes nos encontramos con:

  • Testamento abierto, es el más utilizado, la persona que realiza el testamento lo hace delante de la que vaya a autorizarlo en el futuro, conociendo el contenido de este. Generalmente se hace realiza ante notario, pero en ciertos casos esto puede cambiar, si el testador está en peligro inminente o existe una epidemia se puede realizar a través de testigos mayor de 16 años.

  • El testamento ológrafo es aquel que ha escrito la persona interesada directamente sin necesidad de intervención ajena. Al escribirse sin asesoramiento legal corre el riesgo de que no cumpla con algún requisito legal y no tenga validez, además de que al no constar en ningún registro público es más fácil que se pierda o que alguien lo sustraiga y que nunca se cumpla la voluntad del fallecido.

  • Por otro lado, el testamento cerrado implica que, aunque lo realicemos ante notario, este tampoco sepa el contenido de este. Al no conocer el contenido tampoco se sabrá si es legal y válido hasta que se abra, pero si consta en los registros.

Asimismo, en los testamentos especiales encontramos tres especialidades diferentes:

  • El testamento marítimo es aquel que se efectúa en alta mar. En este caso se realizará ante el capitán del buque y dos testigos. El capitán deberá mencionar este acto en el diario de navegación y entregarlo una vez se llegue a puerto. Si el barco es extranjero se regirá por las leyes del país al que pertenezca.

  • El testamento militar está pensado para tiempos de guerra donde el testador podrá efectuar su testamento ante testigos, en función del momento. Si el interesado se encuentra en peligro en plena acción de guerra podrá otorgar su testamento de palabra a dos testigos que tendrán que formalizarlo si el testador fallece. En caso de encontrarse herido o enfermo puede declarar ante el facultativo que le asista. Y el más simple es directamente ante un oficial que mínimo sea capitán.

  • Por último, existe el testamento extranjero, el cual se deberá haber realizado en un país extranjero. Aunque en ese país existan posibilidades que en España no, como hacer un testamento mancomunado, este no será valido dentro del territorio español. Al contrario, si en el país donde se efectúe el testamento no es válido un testamento ológrafo en España si tendrá reconocimiento.