¿QUIÉNES PUEDEN RECIBIR UNA INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTE DE CIRCULACIÓN?


Al sufrir un accidente de tráfico las víctimas, muchas veces, no saben qué hacer o si pueden pedir algún tipo de indemnización. En la mayor parte de los casos los afectados por este tipo de circunstancias pueden reclamar y recibir compensación por lo sucedido. Hay que conocer como se darían las resoluciones en función de las pérdidas ocasionadas, tanto humanas como materiales y la situación de cada accidente.

Los hechos que rodean un accidente son importantes para determinar quien debe pagar a quien, no siempre se puede denunciar a un conductor, si se da a la fuga, por ejemplo, pero en estos casos el Consorcio de Seguros se hace cargo de las reclamaciones e indemnizaciones. No todos los incidentes circulatorios tienen la misma resolución, aunque tengan gran parecido, las pérdidas o las lesiones sufridas serán clave para poder esclarecer la compensación final.

Las indemnizaciones que se dan en caso de accidente de tráfico suelen depender del tipo de daño sufrido por las víctimas, es decir, daños personales o daños materiales.

En el caso de daños materiales, no solo se tienen en cuenta los efectuados en el vehículo del conductor afectado, también los objetos personales, así como los gastos derivados del accidente como pueden ser la búsqueda de un vehículo de sustitución. Incluso, si se da el caso, se pagarían los costes del entierro y funeral de las víctimas, en caso de que estas no fueran las culpables exclusivas del siniestro.

Cuando se hace referencia a los daños personales se pueden reclamar por varias causas. En caso de muerte, los familiares más cercanos del fallecido serían los que recibirían la indemnización, también se compensan las lesiones permanentes, sean estéticas, anatómicas, funcionales, etc., o lesiones temporales que hayan ocasionado la necesidad de permanecer de baja. Los gastos sanitarios acaecidos tras el accidente y la asistencia médica también serían subsanados.

Algo que poca gente sabe, es que existen unos intereses de demora que también cuentan desde el momento del accidente hasta que la compañía de seguros realice los pagos oportunos de la indemnización.