HIPOTECAS MULTIDIVISA


En España, en la etapa más cruda de la crisis, los bancos difundieron productos financieros, aparentemente atractivos para los clientes, con la intención de obtener beneficios de alguna manera con ellos, como pasó con las cláusulas suelo. Pero mientras ha ido pasando el tiempo se fueron descubriendo más estratagemas que las entidades bancarias han utilizado para alcanzar más ganancias.

Hablamos de las hipotecas multidivisa. Estas fueron vendidas por los bancos a sus clientes como créditos bancarios a precios muy competitivos ofreciendo condiciones favorables. El pago de las cuotas del crédito no se hacía en euros, sino que se utilizaba otra moneda, como yenes o francos suizos, por lo que los clientes pagaban en función del tipo de interés que correspondía a esa moneda convenida.

La zona euro se rige a través del tipo de interés conocido como Euribor, pero este tipo de hipotecas, al utilizar otra moneda, lo hacían según el Libor. Los bancos exponían que si este tipo de interés estaba por debajo del Euribor los clientes pagarían menos, pero el problema aparece cuando aparecieron otras características no tan beneficiosas para los clientes del banco.

Los riesgos que aceptaron sin saberlo los consumidores de este tipo de hipotecas empezaron a ver la luz cuando las variaciones en las cuotas que debían pagar se hacían cada vez más frecuentes, al depender de las fluctuaciones diarias que sufría la moneda a la que estuvieran adscritos. Los cambios que sufrían el interés de la moneda podían implicar que de un día para otro se disparara el importe de la deuda que tenían con el banco. Además, los bancos no solían informar de que las variaciones de la divisa no solo afectaban a la cuota, sino también, al importe del capital prestado derivando en el aumento del valor a amortizar.

En el año 2013 el Tribunal Supremo declaró que “el préstamo hipotecario en divisas no es un instrumento financiero regulado por la Ley del Mercado de Valores”. Tras esto, solicitar acciones judiciales contra la entidad bancaria es totalmente legítimo y contar con la ayuda y el amparo de un abogado experto es importante.

Para comenzar a reclamar sobre este tipo de hipoteca primero habría que contactar con la entidad bancaria y solicitar que la hipoteca vuelva a gestionarse en euros y a través del Euribor. En caso de alcanzar algún tipo de acuerdo, es importante contar con la asistencia de un experto, como ya se ha dicho antes, para valorar si la oferta respeta el derecho y compensa todos los intereses que se tengan. En caso contrario, habría que presentar una demanda y que sea el juez quien ordene actuar como corresponde.