DERECHO CONCURSAL


Pocas personas saben de que trata el Derecho Concursal, esta rama del Derecho Mercantil trata de encontrar y dar soluciones a los problemas de insolvencia de empresas y personas, ya sea reglamentando los convenios entre el deudor y sus acreedores o procediendo a una regulación ordenada. Este derecho se encarga del procedimiento judicial como aquellos instrumentos que se utilicen para que el deudor evite la vía judicial, es decir los acuerdos extrajudiciales.

Todos los procedimientos que se llevan a cabo desde el derecho concursal persiguen el mínimo perjuicio para los acreedores y conseguir soluciones de viabilidad y solvencia para la persona o empresa deudora.

Aunque lo que más les suena a las personas de a pie es el concurso de acreedores, el procedimiento jurídico que se utiliza para solventar los problemas de liquidez y solvencia de los negocios, otro tipo de procedimientos extrajudiciales como acuerdos de refinanciación acuerdos extrajudiciales de pagos pueden ser dignas soluciones si el problema se media con tiempo y pueden evitar riesgos y dificultades futuras.

De igual manera es importante saber que una empresa debe entrar en un concurso de acreedores cuando no pueda hacerse cargo de los gastos debidos a sus acreedores. La Ley Concursal obliga a solicitar la declaración de concurso al deudor que se halla en estado de insolvencia.

Aunque una empresa posea mucho patrimonio puede ser considerada como insolvente, hay que tener en cuenta la importancia de que los activos de dicha empresa sean fácilmente liquidables, es decir, que se puedan transformar en dinero de forma sencilla. Por ello, si una empresa no posee esa característica puede ser declarada insolvente ya que no podrá atender a los pagos que se le exijan o deba realizar a sus acreedores.

En el momento en que un empresario conoce que su empresa no es solvente debe hacer varias cosas, la primera de ellas sería contactar con expertos que le asesoren en el tema y realizar un estudio detallado sobre dicha circunstancia. Si, efectivamente, la empresa es insolvente se deberá cambiar esa situación o requerir la declaración de un concurso voluntario de acreedores ante el juzgado de lo mercantil en un plazo de 2 meses.