CONTRATOS DE ARRENDAMIENTO


En el momento en que se quiere alquiler una vivienda o un local hay que plantearse la posibilidad de contratar a un experto en abogacía para revisar y redactar el contrato que, posteriormente, se firmará por algún interesado.

La finalidad de un contrato de alquiler es ser claro y entendible para ambas partes, consiguiendo establecer la máxima información regulando las obligaciones y derechos, tanto del arrendado como del arrendatario. La interpretación del contrato debe ser clara e igual para todas las personas ligadas a él, no sería viable un contrato donde cada parte entienda una cosa diferente, ya que puede dar lugar a conflictos.

Un contrato puede ser muy sencillo, tanto como que se refleje el nombre del arrendador, del arrendatario, la renta mensual y la dirección del inmueble a alquilar. Pero se dejarían demasiados apartados sin concretar, lo que, una vez más, daría lugar a conflictos y problemas durante el periodo de arrendamiento.

La Ley de Arrendamientos Urbanos es la que rige todo lo relacionado con el alquiler de viviendas y locales en España, como por ejemplo que una vivienda se puede alquilar legalmente durante 3 años, siendo necesarias prórrogas anuales para seguir arrendándosela al mismo inquilino. Además, hay que hacer distinciones cuando se trata de arrendamientos de viviendas y arrendamientos de locales.

Los arrendamientos de viviendas son aquellos que se dan en un edificio habitable y que satisfacen la necesidad de una vivienda permanente. Siendo posible finalizar el contrato si se incumple alguno de los términos acordados.

Por otro lado, hay que distinguir los arrendamientos comerciales, que son aquellos que se realizan en una edificación por un periodo y a través de un alquiler para darle un fin diferente al de una vivienda permanente. Cuando se trata de viviendas alquiladas por temporada también entrarían en este grupo, además cuando el local se utiliza de forma mixta, es decir, para uso profesional y de vivienda permanente la ley solo lo considera en el supuesto de que sea muy importante para sustentar económicamente a la familia del arrendatario y al mismo.