CLÁUSULAS SUELO


Dentro de los contratos hipotecarios se pueden encontrar dos cláusulas que limitan los intereses variables en función de las fluctuaciones del Euribor. Estas son las conocidas como cláusulas suelo y las cláusulas techo

Las cláusulas suelo son aquellas que imponen un mínimo a pagar siempre por el cliente, aunque el Euribor se encuentre en números negativos y los intereses pasen a ser del 0%. Por otro lado, la cláusula techo asigna un límite al alza, aunque el Euribor suba muchos puntos, el cliente pagará solo lo que su cláusula indique

Este tipo de cláusulas no son ilegales en sí, deben de cumplir ciertos requisitos para poder considerarlas abusivas y poco transparentes, además de considerar que solo beneficia a la entidad bancaria

Los requisitos a tener en cuenta serían los siguientes: que el banco no haya informado a su cliente de la existencia de dicha cláusula en el contrato, que esta se encuentre oculta entre una gran cantidad de datos o no se divise claramente y que en ningún momento se haya avisado de las derivaciones que tiene esta sobre el interés

Por otra parte, se tiene la errónea creencia de que las únicas cláusulas suelo que pueden reclamarse son las que se encuentran en contratos hipotecarios de usuarios, es decir, contratos de viviendas particulares. Esto no es así, una empresa o pyme puede reclamar la cláusula si se dan determinadas circunstancias

A la hora de llevar a cabo una reclamación judicial, no se pueden aplicar los mismos criterios para empresas que para usuarios, ya que las normas jurídicas que los amparan son diferentes. Aunque los requerimientos anteriores también se tienen en cuenta, en el caso de la reclamación de empresas no son los únicos

Se considera el incumplimiento del principio de buena fe contractual derivando en un desequilibrio injustificado, el abuso de una posición dominante por parte de la entidad bancaria al no ser obligatorio que una empresa cuente con un director financiero, la finalidad del préstamo hipotecario, si posee una finalidad profesional o no, si existió vicio a la hora de firmar el contrato, también se tiene en cuenta si vulnera la normativa sobre Mercados de Instrumentos Financieros o si es contrario a la Ley sobre Condiciones Generales de la Contratación

Las cláusulas suelo referidas a empresas son más complicadas de resolver debido a la dificultad de esclarecer si se cumplen o no los requisitos para poder anularlas, por ello es importante un buen asesoramiento.